El arroz es el gran protagonista de los principales platos de nuestra gastronomía mediterránea. Las formas de cocinarlo son infinitas.

  • Es uno de los arroces más utilizados para la elaboración del risotto, al que dota de textura cremosa liberando almidón, cuando se cocina añadiendo líquido lentamente. Una vez en su punto, dobla su volumen sin cambiar de forma, y presenta una textura muy cremosa con el núcleo al dente y un color blanco intenso. A diferencia de sus congéneres Carnaroli y Vialone nano, el arroz arboreo posee un contenido en amilosa muy bajo, por lo que su comportamiento en la cocina se asemeja más a los tradicionales mediterráneos. Posee una gran capacidad de absorción de líquido y de expulsión de sólidos solubles (por tanto también es un arroz excelente para elaborar arroces melosos al trabar muy bien el caldo), y se abre con facilidad durante la cocción (mucho antes que el redondo) por un extremo, de manera característica. Otro de sus usos más típicos es el pudding de arroz.
  • Recomendado para los platos tradicionales de la gastronomía mediterránea, en especial la paella. Ya que durante la cocción, el arroz bomba absorbe más cantidad de líquido que otros arroces (se alarga y se abomba, duplicando e incluso triplicando su volumen), debemos añadir más cantidad de caldo (entre 3 y 4 partes por una de arroz).
  • Es arroz Redondo es el arroz más característico de los platos de la cocina valenciana. Es un arroz muy cremoso, y debido a la baja proporción de amilasa que presenta, es húmedo en su interior y en su superficie, lo cual favorece la conducción de los sabores, siendo el arroz que absorbe en mayor cantidad el sabor del caldo en el que se cuece. Pero la misma humedad superficial que proporciona mayor sabor impide que los granos queden sueltos entre sí, y por tanto soporta peor la sobrecocción, y se pasa de punto con más facilidad que otros arroces, como el bomba. El arroz redondo es el más consumido en España, y está recomendado para todos los arroces típicos de la gastronomía mediterránea; paellas, arroces de mariscos, arroz a banda, arroces al horno, arroces caldosos, arroces melosos, etc.