Las legumbres cocidas son un básico que no deben de faltar en la cocina. Cumplen todos los requisitos de ser un excelente alimento: saludables y listas para comer. Tener estos tarros a mano te darán una buena base para preparar todo tipo de comidas, desde aperitivos como el hummus, guisos rápidos como ensaladas o salteados, hasta platos de cuchara más elaborados. Solo hay que abrir y listo.

  • Garbanzos listos para calentar y comer bien solos o acompañados con lo que más te apetezca. Ideales para contundentes platos de cuchara en temporada de otoño e invierno o ensaladas frías en época estival. Con ellos puedes preparar desde un delicioso entrante como el hummus, a una ensalada, una crema, un salteado rápido o un sinfín de platos de cuchara, añadiendo por ejemplo, gambas, almejas, o cualquier tipo de carne. Máxima frescura y el mejor sabor y textura garantizados.
  • La alubia blanca ariñonada es una alubia caracterizada por su forma. Es una alubia muy utilizada en cocina, por sus buenas calidades organolépticas. Son ideales para hacer una rica ensalada en tan solo unos minutos.
  • Los judiones cocidos son unas alubias de importante tamaño, suaves y mantecosas que hacen de esta legumbre un éxito para disfrutar en cada bocado. Son ideales para elaborar un buen guiso de cuchara, en formato óptimo para dos personas. Listo para calentar y comer bien solo o acompañado con otros alimentos.
  • Las lentejas cocidas son un producto muy habitual entre las conservas de legumbre. Esta legumbre se consume en todas las regiones. Por eso hemos querido ponértelo fácil con este tarro, para que dispongas de ellas al instante y a tu antojo para elaborar diferentes platos. Desde las tradicionales lentejas con chorizo a recetas de verano más ligeras y refrescantes como una ensalada.

Título