• También conocida como blanca de manteca, la alubia redonda manteca alubia de grano blanco perlado, pequeño, y de forma elíptica. Posee un sabor suave y exquisito característico, y la textura es muy mantecosa. Su uso más conocido es el cocido gallego, siendo también muy apropiada en ensaladas y como guarnición. Aunque es originaria de La Bañeza, su cultivo se ha ido extendiendo a otras zonas como Murcia, donde es muy popular. Esta variedad tiene un alto contenido en proteínas.
  • La alubia canela de León presenta un grano grande color canela, alargado y redondeado. El cotiledón es pesado, y la piel muy reducida respecto a este. Contiene más proteínas, y menos grasas que otros tipo de alubias, y es capaz de absorber gran cantidad de líquido durante el remojo, por lo que la cocción es rápida y uniforme. La alubia canela tiene un sabor delicado y una textura muy mantecosa. El hollejo es inapreciable, y produce un caldo de gran cremosidad. Por todo ello, esta alubia gourmet es una de las más valoradas en catas profesionales.
  • Esta llamativa alubia tiene el grano redondo, con un diseño distintivo de color morado sobre fondo blanco. Es una de las alubias menos conocidas, pero muy apreciada por su sabor, muy diferente a las demás. Su cultivo, muy trabajoso, es generalmente tradicional y manual. Los caparrones son los protagonistas de la “olla podrida”, un plato tradicional de Burgos y de La Rioja.
  • El grano de la alubia carilla es pequeño y de color blanco cremoso, con un punto negro característico sobre el embrión. Es la única variedad de alubia que existía en la Península Ibérica antes del descubrimiento de América (ya la cultivaban griegos y romanos), y por ello su consumo está muy extendido en todas las regiones, especialmente en Extremadura y en Cataluña, donde se conocen como Fesolets.  Son muy sabrosas en ensaladas y como guarnición, pero también se pueden degustar en guisos y potajes.
  • El grano de la alubia Fabada Asturiana es de gran tamaño, de color blanco cremoso, piel muy lisa, con forma oblonga, recta, larga y ligeramente aplanada. La alubia fabada de Asturias o Fabe Asturiana es una de las variedades de alubias blancas más cotizadas y apreciadas en todo el mundo, y está considerada uno de los productos estrella de nuestra gastronomía. Una vez cocida, conserva perfectamente la integridad de su grano y la piel es casi inapreciable. Su uso más conocido es la fabada asturiana, pero también es protagonista indiscutible de numerosos platos de alta gastronomía; carnes, mariscos, y verduras casan perfectamente con el sabor delicado y la textura mantecosa de este apreciado manjar.
  • También conocida como alubia roja, la alubia morada larga es de color púrpura oscuro, plana y arriñonada. Procede de El Barco de Ávila y de La Bañeza, aunque se cultiva en distintas zonas. Al ponerla en remojo, va perdiendo su color morado poco a poco, a medida que el caldo se va oscureciendo, por ello destaca en guisos y estofados, donde interese conseguir este caldo intenso. Destaca por su suavidad una vez cocida.
  • El grano de la alubia negra redonda es ovoideo, de color morado oscuro a negro brillante, muy mantecoso y lleno. Es muy apreciada por ser la alubia de mayor sabor, por el color oscuro de su caldo una vez cocidas, y por su suavidad al tacto y sus cualidades nutritivas. Esta alubia es muy consumida en el norte de España y muy especialmente en el País Vasco, donde por su gran calidad se suelen tomar simplemente cocidas con agua y un chorrito de aceite de oliva.
  • Alubia de color vinoso jaspeado sobre un fondo cárneo-rosado. Grano de forma elíptica, alargado y semilleno. Es muy consumida en el norte de España, ya que una vez cocinada hace un caldo espeso y sabroso.
  • También llamada alubia del manto de la Virgen, gracias a la mancha púrpura característica que presenta su grano en la zona del germen. Este es de pequeño tamaño, lleno, redondo, y ligeramente esférico. Suave y mantecosa, es una de las alubias más populares de Aragón.
  • Esta judía pinta  tiene su grano elíptico mediano, de color canela con rayados y pequeñas manchas granates. Una vez cocinada, presenta una integridad de granos bastante buena, su piel es lisa y blanda, y el albumen muy mantecoso, proporcionando un caldo oscuro de sabor pronunciado. Es una de las más utilizadas en guisos típicos del centro y el norte de España. Destaca entre otras variedades de alubias por su alto contenido en hierro.
  • La alubia planchada también es conocida como alubia ochavada, o alubia plancheta. El grano es arriñonado, recto en el lado del hilo, corto y aplanado, de color marfil. Se trata de unas judías de gran calidad, que obtienen notas altas en las catas, con textura cremosa, y que conservan una sorprendente integridad de grano una vez cocidas. Son ideales para los guisos típicos de cocina castellana de legumbres de calidad, pero también tienen una textura excelente en ensaladas. Las mas conocidas proceden del Barco de Avila, y de León.
  • La alubia blanca riñón presenta el grano blanco, de piel tersa, oblongo, y recto en el lado del hilo. El cotiledón, de peso medio, tiene valores también medios de proteínas y de hidratos. Es una alubia muy popular y económica, y una de las más versátiles en cocina por su sabor y textura; guisadas, en ensaladas, guarniciones, hummus, patés, con algas …. Destaca por su alta capacidad de absorción de agua, por lo que aumenta su tamaño a más del doble una vez se ha hidratado. A la alubia blanca riñón se le denomina también alubia larga.